Tal como teníamos ideas fijas acerca del cerebro que han sido derribadas por el concepto y la evidencia de la neuroplasticidad, creo que tenemos ideas fijas sobre las sociedades y los países que generan profecías autocumplidas acerca de lo que es posible. Si a nivel individual lo posible está definido por el horizonte de lo imaginable, creo que lo mismo sucede con nuestras sociedades: nunca generaremos una convivencia más sana, pacífica y constructiva si no somos capaces de imaginarla.

La semana pasada tuve la alegría de compartir un viaje de aprendizaje y siembra en Colombia junto a mi querida Silvia Librada, de New Health Foundation (NHF, Sevilla). El viaje estaba enmarcado dentro del proyecto Todos Contigo: Ciudades Compasivas de NHF, el cual promueve la creación de redes de cuidado en torno a personas con enfermedad avanzada y dependencia. Todos Contigo parte de la observación de que vivimos en sociedades cada vez más fragmentadas por el individualismo, lo cual trae problemas sistémicos que se agudizan al final de la vida: personas que envejecen aisladas; cuidadores agotados por falta de apoyo; un sistema sanitario desbordado e insostenible por cubrir necesidades sociales y no sanitarias; pérdida de oportunidades valiosas de participación social a través del voluntariado y el cuidado. La respuesta de Todos Contigo es promover la compasión a nivel social y generar o activar redes de cuidado en torno a las familias o las personas que lo necesiten.

El proyecto Todos Contigo y otras iniciativas de ciudades compasivas han comenzado a emerger en distintas ciudades españolas (Sevilla, Badajoz, Vitoria, Getxo) y, a través del trabajo de NHF en el último par de años, también comenzaron a emerger en Colombia, en ciudades como Bogotá, Cali, Medellín y Fusagasugá. Nuestro viaje reciente con Silvia se centró en introducir la compasión como habilidad entrenable y como eje del desarrollo de empresas compasivas, universidades compasivas y comunidades compasivas. En nuestro recorrido realizamos 4 conferencias sobre el proyecto Todos Contigo y 4 talleres con los siguientes grupos:

  • Martes 16. Empresa Compasiva: Organización Sanitas Internacional (OSI). Taller de un día para directivos de esta empresa aseguradora de salud. Esta empresa ha declarado la compasión como valor institucional y está iniciando un proceso de transformación para ser una empresa compasiva.

Taller en Fundación Sanitas. Gracias a Camila Ronderos, Ferney Camacho y Constanza González por la coordinación del evento.

  • Miércoles 17. Universidad Compasiva: Universidad Sanitas. Taller de un día con la vice-rectora, los decanos, profesores, administrativos y representantes de la comunidad estudiantil centrado en generar una educación que no solo entregue conocimientos y capacitación laboral sino que forme profesionales compasivos.

Taller con Universidad Sanitas. Gracias a Camila Ronderos, Ferney Camacho, Constanza González y Jordi Melé por la coordinación del evento.

  • Jueves 18. Ciudad Compasiva: Fusagasugá. Taller de un día con la comunidad. Hace un año y medio esta pequeña ciudad ha comenzado su recorrido para ser una ciudad compasiva a partir de la iniciativa de la Fundación Pallium Colombia dirigida por la doctora Sandra Cortés y con el apoyo de NHF. Hoy en día cuentan con una amplia red de voluntarios y realizan más de 25 actividades de sensibilización, formación y difusión al año. Además de una gran movilización comunitaria para el cuidado de las personas en situación más vulnerable, Fusagasugá tiene un plan de crear un Hospice (sería el segundo el Colombia) y de una ciudadela para el adulto mayor. Conociendo la capacidad de trabajo y el compromiso de los fusagasugueños, no me cabe duda de que este sueño se cumplirá en pocos años. El taller de un día estuvo centrado en el autocuidado de los cuidadores. (Por favor tómate 3 minutos para ver el vídeo de Fusagasugá Contigo, al final de esta entrada).